No podía besar a cualquier chica pues estimaba que un beso era la manifestación tangible de sentimientos que debían existir de antemano.
Los ojos de mi princesa.